¿Qué es normalidad?

El criterio para definir un comportamiento normal siempre ha sido complejo. La “normalidad” es un concepto relativo que varía de acuerdo con la cultura y el tiempo histórico en el que se vive, Por ello las clasificaciones de trastornos mentales se modifican y se van actualizando periódicamente. Es el caso del Manual de Trastornos Mentales (DSM por sus siglas en  inglés) de la Asociación Psiquiátrica Americana, que está por publicar la quinta versión  con diversas críticas. Algunos trastornos van a desaparecer y otros serán añadidos; pero tal vez la crítica más preocupante es la que señala que el objetivo de estos cambios es beneficiar a la industria farmacéutica, ya que estaría “patologizando” algunas conductas consideradas normales hasta ahora.
Se señala, por ejemplo, que el proceso de duelo y la rebeldía se clasificarán en el próximo manual como trastornos mentales, lo que llevaría a ampliar la población que requiera de un tratamiento farmacológico y de una atención psiquiátrica.
Es cierto que es necesario tener criterios estandarizados para realizar diagnósticos, pero también es imprescindible entender a profundidad a cada persona, tomando en cuenta sus dificultades y también sus recursos personales para sobreponerse a sus problemas y aliviar su sufrimiento. No se debe utilizar ninguna clasificación de manera rígida porque impide la búsqueda de un entendimiento más completo de la persona y su cuadro clínico. Un manual de clasificación no puede tomar en cuenta todos los factores relacionados a los pacientes y los diferentes contextos culturales en los que viven. Por ello, muchos profesionales se resisten a basar sus diagnósticos únicamente  en clasificaciones como el DSM y prefieren evitar las etiquetas diagnósticas a la hora de tratar a una persona. Ahora, hay ciertas pautas generales que pueden dar pistas de un comportamiento que se aleja de lo normal, como ciertos síntomas psicológicos que impiden realizar las actividades cotidianas y ocasionan sufrimiento. Otros criterios a tomar en cuenta son: el deterioro mental, la desadaptación, la conducta impredecible, la violación de normas morales o ideales compartidos, etc. Todo ello, sin embargo, debe ser valorado por un profesional calificado.
¿Qué es normalidad? En términos generales, es funcionar adecuadamente en el mundo, vincularse con las personas satisfactoriamente y disfrutar de las cosas sencillas de la vida. Freud lo resumía como la capacidad de amar, reír y trabajar.

Fuente: Adhara Ampuero- Diario El Comercio.

Tags: , ,

No hay comentarios aún.

Escribe un Comentario